Libertad

La adhesión no es un reclutamiento, no exige ninguna obligación contraria a sus ideales.”

La libertad masónica está basada sobre una moral y una ética del comportamiento humano.”

Los métodos de trabajo de la masonería permite sentirse plenamente libres y capaces de aceptar y no sufrir la disciplina y el ritual masónico.

Para la Francmasonería, la libertad y su corolario, el libre  albedrío, son la expresión de una necesidad intrínseca y de una  exigencia permanente y absoluta, producto directo del método simbólico propuesto por la Francmasonería a sus miembros.

La libertad masónica está basada sobre una moral y una ética  del comportamiento humano a las cuales cualquier hombre o  mujer libre se puede adherir sin renunciar a nada: la adhesión no es un reclutamiento, no exige ninguna obligación contraria a  sus ideales, no perjudica a la libertad de ninguno, respeta su independencia, sus convicciones, su libre albedrío. Los métodos  de trabajo de la masonería, la serenidad de sus reuniones, sus  tradiciones y ritos libremente aceptados, sus símbolos  libremente interpretados, la total libertad de expresión en la  tolerancia y fraternidad, el proceso iniciático de  perfeccionamiento y emancipación de los individuos para  hacerse masones libres en logias libres, todo eso permite  sentirse en la francmasonería hombre y mujer plenamente  libres y, como tal, capaces de aceptar y no sufrir la disciplina y  el ritual masónico.